top of page

Criminología Ambiental. ¿Qué es?

La Criminología Ambiental plantea que los eventos delictivos deben entenderse como una confluencia de infractores, víctimas y objetivos del delito, y normativas legales, en escenarios específicos, ocurriendo en un momento y lugar concretos (Brantingham y Brantingham, 1991). Esto significa que un análisis completo del delito tiene cuatro dimensiones: la dimensión legal, la dimensión del infractor, la dimensión de la víctima/objetivo y una dimensión espacio-temporal.

La Criminología Ambiental quiere centrarse en el estudio de la dimensión espacial para poder estimar el vínculo existente entre la condición de la vida urbana y la delincuencia, es decir, cómo puede afectar a la comisión de actos delictivos el diseño de las ciudades.

A través de este estudio geográfico, no sólo podemos averiguar cómo ha pasado, sino que también podemos planificar la manera de evitarlo. Los estudios sobre la aplicación de la Criminología Ambiental para la prevención del delito son numerosos y sus técnicas cada vez más innovadoras, por ejemplo, el análisis dehot-spots que los podemos definir como áreas que superan el número medio de eventos delictivos, o en las que el riesgo de ser víctima de un delito es superior a la media (Eck et alt, 2005) o el mapping crime, que son mapas del crimen que nos enseñan dónde se ha cometido un hecho delictivo. Ambas técnicas pueden desarrollarse mediante la utilización de un SIG -Sistema de Información Geográfica- que recopila, gestiona, analiza y representa todo tipo de información referenciada.

A primera vista, la Criminología Ambiental parece ser muy provechosa para la prevención del delito en las ciudades, pero, ¿podría ser igual de útil para prever esos delitos que se com