Código Ético vs Deontología. RSC

La ética hace referencia a: “El conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida, así lo expresa la RAE. Ética profesional, cívica y deportiva. Igualmente es la parte de la filosofía que trata del bien y del fundamento de su valores”. Por su parte, los códigos profesionales se rigen por la deontología, es decir, los deberes que rigen una actividad profesional, siendo la definición de la RAE: “Conjunto de deberes relacionados con el ejercicio de una determinada profesión”. El concepto de ética es más genérico, ya que engloba todos o más aspectos de la vida, mientras que la deontología hace referencia a las normas morales o de cumplimiento fiel de una profesión La ética es una rama de la filosofía, dedicada principalmente al análisis de las conductas humanas, así como a estudiar la moral y la búsqueda de una forma de poder juzgar la misma

La definición másacogida de ética es la ciencia del comportamiento moral, obtenida mediante el análisis exhaustivo de la sociedad, que podría determinar cómo deben comportarse o actuar los miembros que a ella pertenecen. La ética no es coercitiva, por lo que su incumplimiento no conlleva sanciones legales a la persona o individuo que no lo respete . La deontología y las políticas corporativas son de aplicación colectiva o de grupo, y sus destinatarios son los profesionales de un ámbito o los trabajadores de una compañía Entonces, ¿por qué utilizan el concepto código ético en las organizaciones? Obviamente, la ética está orientada al bien, a lo bueno, no se refleja en una normativa, no es exigible, propone motivaciones, conciencia individual predominantemente y se preocupa por los máximos . Sin embargo, la deontología está orientada al deber, se refleja en normas y códigos exigibles a los profesionales, conlleva actuaciones concretas, y se aprueba por un colectivo de profesionales. La deontología recoge una serie de mínimos obligatorios, situándose entre la moral y el derecho. No obstante, es frecuente utilizar la terminología ética para transmitir que se hace lo correcto en lugar de emplear el término deontología. Desde el punto de vista de cualquier colectivo, un individuo no sólo se mide por el nivel de los conocimientos adquiridos y demostrados, sino por su forma de actuar de cara a sus clientes, sus competidores, el resto de colectivo y la sociedad en general . Son los códigos deontológicos los que aúnan ese tipo de mínimos exigibles para definir lo adecuado, honesto y debido en el desarrollo o ejercicio de la profesión correspondiente Por ejemplo, históricamente los códigos deontológicos se crean o aparecen en colectivos profesionales con alta repercusión o responsabilidad social, como abogados, médicos y docentes con el objetivo de encontrar el adecuado equilibrio ente la moral y la profesionalidad técnico-científica.

Por lo tanto, la ética se aplica al individuo, la deontología a una profesión (a sus miembros), pero que ocurre si nos trasladamos a una esfera en la que combinen ambos, personas, individuos con o sin una profesión específica, o incluso a lugares o a espacios abiertos al público que requieren de un especial comportamiento o respecto entre miembros y ajenos . Es decir ¿que nos encontramos a nivel empresarial? En el sector empresarial, los valores éticos y las prácticas de transparencia contribuyen a mejorar la competitividad, la calidad o el cumplimiento, que cada vez tienen mayor relevancia en el mundo empresarial, pues no solo se ha concluido que empresas que se preocupan por el cumplimiento de códigos de conducta internos de la empresa son más competitivas, sino que son más sostenibles.





La implantación de los códigos dentro de las empresas se encuentra en estrecha relación con las políticas de responsabilidad social corporativa, pues si bien son de aplicación interna, son un claro mensaje hacia el exterior del compromiso de la entidad de asumir determinadas responsabilidades.

Sin duda un sistema necesario para evitar prácticas abusivas, y corregir el impacto negativo de las actividades de ciertos sectores empresariales es el de la autorregulación generando en sus organizaciones códigos de conducta para informar así a la sociedad y a sus consumidores sobre los principios correctos y adecuados que se cumplen en la producción de sus servicios y bienes.


En la actualidad, una forma de facilitar la existencia de estandartes de comportamiento viene fijada por la propia Comisión Europea que alienta a que los códigos de conducta de las empresas tengan como normas de referencia los convenios fundamentales de la OIT y las directrices de la OCDE para empresas multinacionales, incluyendo mecanismos adecuados de evaluación y control para su aplicación. Pero más allá de los códigos éticos generales o los códigos de conducta empresariales, es fundamental conocer si las profesiones reguladas tienen códigos deontológicos, cómo son y si los individuos son conocedores de su carácter sancionador

La función principal de los colegios profesionales es la defensa, organización y control del ejercicio profesional lo que incluye, evidentemente la función deontológica. Que los colegios profesionales tengan esta función deontológica es lo que les diferencia de otro tipo de organizaciones como los sindicatos y las asociaciones. Además, a diferencia de otras asociaciones u organismos, los colegios profesionales emiten de normas que ordenan la profesión y desarrollan los códigos deontológicos.