top of page

LA PRENSA Y EL ESTIGMA DE LOS DETECTIVES PRIVADOS

El Estigma de los Detectives Privados en la Prensa y Redes Sociales


En la era de la información, el término "detective privado" a menudo se encuentra mal utilizado y tergiversado en la prensa y las redes sociales. Este mal uso no solo distorsiona la percepción pública de nuestra profesión, sino que también perpetúa un ciclo de desinformación y prejuicio que afecta profundamente a los profesionales que operamos dentro de los márgenes legales establecidos.

Primero, es esencial clarificar que la labor del detective privado está estrictamente regulada por ley 05/2014 4 de abril de Seguridad privada.


Contrario a las representaciones sensacionalistas de detectives que operan al margen de la ley en una especie de limbo ético y legal, la realidad es que nuestras actividades están sujetas a normativas específicas que definen claramente nuestros límites y responsabilidades. Estas regulaciones están diseñadas para proteger tanto los derechos de los individuos investigados como los de nuestros clientes.

Sin embargo, los medios de comunicación y las plataformas de redes sociales frecuentemente nos pintan como figuras sombrías, dispuestas a cualquier cosa para obtener información. Este retrato es no solo incorrecto, sino irresponsable. Dicha representación ignora la ética profesional que guía nuestro trabajo y omite el hecho de que somos agentes de cambio positivo, frecuentemente involucrados en casos que requieren discreción y sensibilidad, como la lucha contra el fraude, la localización de personas desaparecidas y la recopilación de evidencia para procesos legales legítimos.


El impacto de este estigma es doble. Por un lado, deteriora la confianza del público en los servicios de investigación privada, haciendo que muchos duden de recurrir a estos servicios incluso cuando son necesarios y legítimos. Por otro lado, alimenta una narrativa peligrosa que puede influir en la legislación y las prácticas policiales, poniendo en riesgo nuestra capacidad para operar eficazmente dentro de los marcos legales existentes.

Es hora de que los medios de comunicación y los usuarios de redes sociales aborden este tema con la seriedad y precisión que merece. La información incorrecta no solo perjudica a los profesionales del sector, sino que también malinforma al público general, erosionando la comprensión y el respeto por una profesión regulada y vital para muchos aspectos de la seguridad y la justicia modernas.


Como profesionales de la investigación, debemos exigir y fomentar una representación más justa y precisa de nuestro trabajo. Esto implica no solo defender nuestra imagen ante tergiversaciones, sino también participar activamente en la educación pública sobre lo que verdaderamente hacemos y cómo lo hacemos, respetando siempre los límites que la ley nos impone.


Lola Murias

CEO Descubro B2B

118 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page